Clases grupales

Fundamentadas en la práctica de los principios de la Técnica Alexander, mis clases están enfocadas en desarrollar una mayor integración y organización del pensamiento en relación a cómo nos movemos en nuestras actividades cotidianas.

En las clases exploraremos actividades como levantarse y sentarse de una silla, caminar, agacharse a recoger algo del piso, usar la computadora y el celular, barrer, etc. Estas actividades nos servirán como puertas para la observación de hábitos de uso que podemos estar pasando por alto en nuestra vida cotidiana.

Todos los procedimientos que haremos son extremadamente  sencillos, y cualquiera puede hacerlos. Cada clase tiene una duración aproximada de 60 minutos y no se necesita tener conocimientos previos de nada para poder asistir, tampoco se necesita vestir una ropa específica.

La base del trabajo durante cada clase es el pensamiento y su relación con el movimiento. Las dinámicas que trabajaremos están enfocadas en reeducar la manera en la que pensamos nuestro movimiento, para así desarrollar la habilidad de observarnos de manera activa en nuestras actividades cotidianas.

Los procedimientos que trabajaremos facilitarán cambios en el pensamiento y equilibrio, lo que resultará en una modificación significativa en nuestra tensión muscular habitual.

Con el tiempo y el trabajo constante, la técnica nos ayuda a volvernos conscientes de los hábitos corporales y de pensamiento que no deseamos, y aprendemos a controlar nuestro movimiento de una manera mucho más constructiva y sana.

El progreso de cada persona es individual, y depende de cada quien, pero los beneficios suelen ser reconocibles a partir de la segunda o tercera clase, para algunas personas incluso desde la primera.

La Técnica Alexander se trata de aprender algo sobre nuestro propio organismo, nuestras reacciones y las posibilidades que tenemos de elegirlas. Lo que queremos es aprender a elegir cómo vamos a reaccionar frente a los estímulos de nuestra vida cotidiana.

La práctica nos ayuda a reestablecer la coordinación consciente de nuestros movimientos. Con las clases se desarrolla la capacidad de decidir cómo queremos hacer las cosas que hacemos y es en esa decisión en la que radica nuestra verdadera libertad de movimiento.

 

Translate »